FUNDADO EN 1710

Orgulloso de sus orígenes reales, el Château de Gragnos basa su tradición centenaria en el noble cultivo de la vid. Una expresión única de los Grandes Vinos del Languedoc, fruto de un viñedo ubicado en el corazón de la prestigiosa denominación Saint-Chinian.

DESDE HACE MAS DE 300 AÑOS, EL CHATEAU DE GRAGNOS MANTIENE UNA TRADICION VITIVINICOLA BASADA EN UNA TRADICION DE EXCELENCIA AL SERVICIO DE UN VIÑEDO EXCEPCIONAL.

DESCENDENCIA REAL

Edificado sobre las ruinas de una antigua villa romana, la historia del Château de Gragnos se remonta hasta la Edad Media. El château, reestructurado en 1710 en su forma actual, depende entonces del Ducado de Toulouse y se convierte en residencia señorial de los Condes de Gragnos. Hasta la Revolución francesa, el dominio del Château de Gragnos se expande considerablemente, sumando al cultivo de la vid y el trigo el de la seda. El Château de Gragnos pasa a ser una propiedad familiar en 1864.

DESCENDENCIA REAL

Obra maestra de la arquitectura del siglo XVIII, el Château de Gragnos consta de cuatro edificaciones principales en torno a un patio cuadrado declarado patrimonio histórico. El conjunto, compuesto por una casa solariega, una capilla privada, una antigua bodega, una sala de cubas, salones de cata y dependencias se ha ido restaurando progresivamente con el debido respeto a las técnicas tradicionales. Único «château» de la denominación Saint-Chinian, el Château de Gragnos, con sus más de tres siglos de historia, representa el alma de toda una denominación.

UN VIÑEDO EXCEPCIONAL

En una propiedad completamente preservada de más de 80 hectáreas, las 20 mejores se reservan al cultivo de la vid. Situado en el corazón de la prestigiosa denominación de origen Saint-Chinian, el viñedo de Château de Gragnos cultiva las variedades típicas de los Grandes Vinos de Languedoc: syrah, garnacha, carignan así como otras variedades (merlot, viognier, moscatel, cinsault). Con una ubicación a ligera altitud y una orientación sur-sudoeste, el viñedo goza de un microclima que permite una maduración progresiva de la viña a la vez que la plena expresión de sus aromas y terruño. Esta peculiaridad, combinada con la calidad incomparable de su viñedo, confiere al Château de Gragnos su estilo único. Un perfecto equilibrio entre la potencia de los grandes vinos del Languedoc y el frescor de los climas más templados.

UN VIÑEDO EXCEPCIONAL

La edad de las cepas del Château varía entre 10 años para las más jóvenes y 70 años para las más antiguas. Cada parcela se trabaja según los métodos tradicionales de:
• cultivo integrado
• respeto a la tierra
• labores manuales pie por pie
• búsqueda de armonía entre la viña y el suelo