EN EL CORAZON
DEL LANGUEDOC

La historia de Château de Gragnos es, ante todo, la historia de una región, la Provenza, y de un viñedo, el Languedoc. La confluencia de un estilo de vida inspirado en un patrimonio excepcional y una tradición de artesanía vitivinícola de más de dos mil años de antigüedad.

EL LANGUEDOC ES, EN ESENCIA, UNA TIERRA DE CULTIVO. UNA ALIANZA ENTRE ARTE Y TERRUÑO.

EL ALMA DEL SUR DE FRANCIA

El Château de Gragnos se encuentra en Saint-Chinian, en el corazón del sur de Francia, una región caracterizada por una gran riqueza cultural. Una herencia única, que combina una historia y un estilo de vida que se remontan a la Antigüedad Hace 2000 años, la Galia Narbonense es una de las provincias más importantes del Imperio romano. Ciudades como Arles, Nimes o Narbona concentran la actividad de la época y alcanzan un esplendor cultural que pervive en la actualidad.

EL ALMA DEL SUR DE FRANCIA

A esta herencia histórica hay que sumar las influencias regionales de la Provenza. El Château de Gragnos se encuentra ubicado en Occitania, en el corazón del País Cátaro, a las puertas de la Provenza. Se trata de un patrimonio único, tanto cultural como natural, sinónimo de autenticidad, tradición y refinamiento.

UN VIÑEDO EXCEPCIONAL

Con un cultivo de la vid anterior al Imperio romano, el viñedo de Languedoc es uno de los más antiguos del mundo. Enclavado entre las orillas del mar Mediterráneo y las estribaciones de la cadena montañosa de las Cevenas, la región dispone de una gran variedad de terruños, especialmente propicios para el cultivo de la vid. El Languedoc es la mayor región vitivinícola de Francia, conocida en el mundo entero por sus «Grandes Vinos de Languedoc», catalogados en denominaciones de origen controladas. En la región existen unas 18 denominaciones de origen controladas que representan las mejores zonas de producción, como la prestigiosa denominación Saint-Chinian en la que se encuentra el Château de Gragnos.

UN VIÑEDO EXCEPCIONAL

Dividido en dos partes, el terruño de Saint-Chinian simboliza la quintaesencia de los vinos del sur de Francia. En el norte de la denominación, en un suelo de esquisto, los vinos producidos son profundos, expresivos y de carácter afrutado. Son vinos que retrotraen a los aromas de la garriga. En el sur de Saint-Chinian, donde se encuentra el viñedo de Château de Gragnos, los suelos arcilloso-calcáreos producen vinos más sutiles y suaves. Son vinos elegantes, estructurados y polifacéticos.